noticia

Día Internacional de la Mujer 8 marzo 2018


 

 

Mujeres, las grandes olvidadas en la historia de las lenguas inventadas

 

Aria Okrent recoge parcialmente en su obra In the land of invented languages (2009) una lista de lenguas artificiales que, curiosamente, no se acompañan de nombres femeninos correspondientes a la autora.

Todos los nombres que aparecen son de hombres. Las mujeres, como en tantas otras cosas, son las grandes olvidadas en la historia de las lenguas artificiales aunque algunas de ellas fueron inventadas por ellas.

 

 

 

 

Si piensan por un momento en una lengua artificial, seguramente recordarán proyectos tan extraordinarios como el Esperanto, creado por el médico oftalmólogo Ludwik L. Zamenhof para facilitar la

comunicación entre naciones o el Volapük, concebido por el sacerdote alemán Johann Martin Schleyer con este mismo propósito. Si nos embarcamos en el ámbito de la ficción, posiblemente les resultarán más

familiares otros como el Dothraki, ideado por Peterson para la popular Juego de Tronos, el Klingon, inventado por Marc Okrand para esos seres de aspecto un tanto desagradable que protagonizan Star Trek, o

el na’vi, originado por Frommer para dotar de una lengua a esas asombrosas criaturas humanoides, de piel azul, que habitan en la luna de Pandora. Pero, si prestan toda su atención, se percatarán también de que

todos estos proyectos, junto a los muchos que conforman la interminable lista de lenguas artificiales que Arika Okrent recoge parcialmente en su obra In the land of invented languages (2009)tienen un

elemento en común: todos han sido construidos por hombres, en muchos casos, no necesariamente lingüistas.  Ahora bien, ¿se han preguntado alguna vez si existe alguna lengua artificial inventada por una

mujer?  En este artículo les desvelaremos el misterio…

 

Para acceder al  pdf completo pulse aquí…

 

 

La historia oculta de las mujeres ‘lingüistas’ en la tradición española (siglos XV-XX)

 

María Luisa Calero Vaquera (Universidad de Córdoba). En esta conferencia se muestran ejemplos de las variadas formas como las mujeres han estado presentes en la formación y progreso de las ideas

lingüísticas en la tradición española, así como de algunas reflexiones sobre el tipo de discurso que se ha supuesto propio de ellas. En la presentación de los datos se ha seguido un orden cronológico,

desde los inicios de la codificación del español (finales del siglo XV) hasta las primeras décadas del siglo XX.

 

Para acceder al pdf  completo pulse aquí…

 

 

¿Dónde está escrita la historia de las mujeres lingüistas?

 

“Un equipo internacional liderado por la Universidad de Cambrigde y en el que participa la Universidad de Córdoba recupera la historia de las mujeres lingüistas amadrinadas por la Royal Society.” 

 

Desde que Antonio de Nebrija escribiese en 1492 la primera gramática castellana, la historia de la lingüística española ha estado escrita en masculino plural. La prueba es que la Real Academia Española (RAE) ha tardado 298 años en permitir que una mujer filóloga, Inés Fernández-Ordóñez, ocupase uno de sus sillones. Claro que la RAE tampoco aceptó en sus filas a María Moliner, cuyo diccionario han utilizado millones de personas en todo el mundo. 

 

Esa falta de visibilidad y reconocimiento por parte de la ortodoxia académica no significa que las mujeres no se hayan ocupado del estudio del lenguaje. Al contrario. Solo en el caso español, entre el siglo XV y el XIX, fueron cientos las mujeres que ocuparon cátedras de lenguas clásicas, monjas de clausura que cultivaron la lengua vulgar castellana, mujeres traductoras, periodistas, filósofas, gramáticas…

 

Para acceder al pdf  completo pulse aquí…

 

 

Mujeres Lingüistas en el ambito de los estudios sociolingüísticos

 

En este caso, nos vamos a ocupar del estudio de la variación en el uso de la lengua, por parte de mujeres y hombres es decir, atendiendo a la Variable Sexo, o mejor de aquellos rasgos que los estudios

sociolingüísticos han determinado como usos lingüísticos propios de las mujeres, como reflejo del papel social que ocupan en las diferentes comunidades de habla. Me referiré, únicamente, a los estudios del

habla de mujeres y hombres, no a otros aspectos que relacionan la lengua y las mujeres como el análisis de determinadas formas verbales denominadas androcéntricas, el uso de metáforas y referencias

sexistas,la legitimación o no de signifi cados “sexistas” en los diccionarios, la escritura femenina, la ausencia de escritoras en el canon literario, etc., temas de interés, todos ellos, no sólo para la Sociolingüística,

sino también, para la Historia de la lengua, la Estilística, la Lexicología, Lexicografia o la propia Critica Literaria.

 

Para acceder al pdf  completo pulse aquí…

 

 

Queridas Lingüistas

 

“La realidad está cambiando y ahora es difícil dar una clase de Lingüística sin mencionar a alguna investigadora actual”

 

 

Como un río que nace y se agota, una noticia podría cartografiarse desde su génesis hasta su extinción u olvido. Si la actualidad se mirase como un atlas, los mapas mostrarían dos clases de ríos. Está, por un lado,

el de las noticias que brotan repentinas, inesperadas: fallecimientos, el accidente desgraciado, lo que alguien dice o hace; y está, por otro lado, el río de las noticias esperadas, las que podemos anticipar: el

aniversario de una muerte, la celebración de una efeméride, el Día-de-Algo que se celebra en una fecha específica año tras año. A veces los ríos se entrecruzan, sin que sepamos cuál es el principal y cuál es el

afluente; se encuentran, en eso que la hidrología llama bellamente la “confluencia”.

 

Para acceder al pdf  completo pulse  aquí…

 

María Moliner, la bibliotecaria que escribió un diccionario y se quedó sin palabras

 

“María Moliner hizo una proeza con muy pocos precedentes: escribió sola, en su casa, con su propia mano, el diccionario más completo, más útil, más acucioso y más divertido de la lengua castellana”

 

 

Así definió el fallecido premio Nobel de Literatura, Gabriel García Márquez, al Diccionario de uso del español, o como se lo conoce, el diccionario de María Moliner.

Y es que el escritor, tal como lo dejó reflejado en una columna del diario El País de España en 1981, admiraba profundamente el trabajo de esta bibliotecaria española del siglo pasado.

 

Para acceder al pdf  completo pulse aquí…